Blog Apple Tree

TECNOLOGÍAS DEL "YO"

MENÚ

TECNOLOGÍAS DEL "YO"

comparte en

A lo largo de la historia de Occidente ha persistido un esquema general sobre el sentido de la vida: la radical diferencia entre "tal y como somos" y "tal y como podríamos ser de realizar nuestro potencial". Gracias a Internet se podría añadir un nuevo eje no previsto por los grandes pensadores: "tal y como nos gustaría ser percibidos por los otros".

 

El "tal y como nos gustaría ser percibidos por los otros" es, una forma de ser asociada a la comercialización social del "Yo", algo que no es tan abstracto o lejano como podría imaginarse puesto que está en plena consonancia y lógica con ese concepto tan horrendo y reduccionista de la "marca personal" o, su variación colectiva, la "marca país". Un concepto que reduce la identidad o nuestra naturaleza o "nuestro potencial natural", en su sentido más amplio de identidad poliédrica individual o colectiva, a un mero producto o servicio de mercado, ajustado a oferta y demanda; y cargado de cierto nihilismo sin tragedia como si ese fuese el único fin o final posible.

 

Las tecnologías derivadas de Internet, en especial los medios sociales, aportan la verdadera gran novedad tecnológica, poco destacada por lo normal: ofertar un modelo de autorrealización personal y a demanda a cualquiera que tenga acceso a Internet aunque en sí mismo sea igual para todos. Youtube, Twitter, Instagram y, en especial, Facebook son plataformas claves en el desarrollo de las nuevas "tecnologías del Yo". Una promesa de singularidad extrema, "ser lo que deseamos ser", que en la práctica es un commodity psicológico para todos.

 

Facebook compite en primera línea con formas tradicionales de transformación personal, de perfección o de espiritualidad en busca de felicidad, la expresión o expansión del "yo". Y lo hace con indudable éxito como una religión extensa, global, ubicua y, en definitiva, como la tecnología de autorrealización más aceptada y global. ¿Cuántas religiones, movimientos sociales, equipo deportivo o mesías cuentan con 1650 millones de seguidores activos?

 

Las "tecnologías del Yo" cuentan, de forma añadida, con la ventaja postmoderna de que no necesitan de ninguna verdad definitiva como condición de posibilidad o justificación. No se necesita una gran verdad que compartir, un gran líder al que seguir, sólo líderes provisionales, mesías temporales que son devorados en la misma instantaneidad. El criterio de verdad -en nuestro tiempo post-post-moderno- ya no radica en su valor universal sino sólo en su utilidad práctica para el "yo" individual.


Sólo una cierta vocación de autenticidad o las preferencias particulares son suficientes para legitimar los hologramas que proyectamos de nosotros mismos como lo real, como verdad, hacia los demás. ¿Quién puede negar la verdad de los ego-hologramas proyectados en Facebook u otras plataformas que son creídos como verdaderos por la audiencia, aunque la insinceridad sea una parte del juego aceptado por todas las partes involucradas? Esto no significa que nadie abra los ojos o que solo una minoría tenga el atrevimiento de reconocer la inverosimilitud de la propia imagen proyectada. Lo que significa es que da igual, que es indiferente, que haya arrepentidos, esclarecidos, iluminados o apocalípticos –como acaso este texto- porque los integrados y conversos son ya y serán legión.

 

Lo que está en juego, gracias a las "tecnologías del Yo", es la proyección en bruto -sin otros filtros que los apenas legales- de los deseos, emociones, pasiones y sentimientos reales, falsos o imaginarios a las mayores audiencias posibles. Asistimos y nos arrastra la corriente de una suerte de disentería de la psique colectiva, de una psicología colectiva del consumo de "yos auto-embelesados", reales, imaginados, proyectados o deseados pero, y es clave, todos igual de lícitos; donde no sólo se descarta cualquier decálogo ético compartido sino que cada vez parecería más innecesario porque si no hay un solo punto de apoyo acordado todo es legítimo, válido y aceptable.

 

Andy Warhol hablaba de los quince minutos de fama pero era un optimista radical porque las "tecnologías del Yo" no ofrecen ya quince minutos –más propio de la era de la televisión, una tecnología del "Ello"- hoy la fama no existe sólo sucede. Warhol nunca imaginó las "tecnologías del Yo", ni la planetaria feroz competencia por los quince segundos de gloria. Aquellos pocos que consiguen los quince minutos pasan al estatus de superestrellas, de Youtubers, de millonarios de friends o followers que extienden, aún más, la convicción de que es posible la felicidad en esos quince segundos que saciarán para siempre al "Yo" convertido en un Sísifo-feliz-tecnológico. Las "tecnologías del Yo" han creado un nuevo ser, el narcisista racional, donde su reflejo perfecto cristaliza al capturar la atención superficial, instantánea y nimia de los demás yo-auto-embelesados. Las "tecnologías del Yo" son el último signo de una patología civilizatoria, sin diagnóstico, que no deja de avanzar, hacia donde sea, excéntrica, pero que no deja de avanzar.

 

Las "tecnologías del Yo" han abierto todas las exclusas al individualismo narcisista donde las necesidades artificiales son renovadas, como escaparates, en busca de una felicidad que se escapa entre los dedos justo en la fracción previa a alcanzarla o en el segundo exacto siguiente del acto de consumo. Y vuelta a comenzar.


Miguel Del Fresno | Temas Digital | 21 de Enero de 2016 | Etiquetas comunicación, Facebook, Followers, Influencers, influencia, Instagram, narcisismo, online, PR, reclamo, redes sociales, Selfie, Social Media, Tendencias, TT, twitter, Youtube

2.246k views Visitas
DE TOREROS, TRANSPARENCIA Y PORNOGRAFÍA
Anterior DE TOREROS, TRANSPARENCIA Y PORNOGRAFÍA
NARCICISMO 2.0: CUANDO NUESTRO REFLEJO YA NO NOS GUSTA
Siguiente NARCICISMO 2.0: CUANDO NUESTRO REFLEJO YA NO NOS GUSTA
SUSCRÍBETE AL BLOG Suscríbete
Ahora puedes suscribirte para recibir las últimas actualizaciones sobre nuestros SocialScene, próximos eventos #appletreebytes y toda la actualidad en comunicación digital
Los campos con (*) son obligatorios
CATEGORÍAS BLOG
CONTENIDO

COOKIES EN APPLE TREE COMMUNICATIONS

cerrar
aceptar